miércoles, 3 de febrero de 2010

Cumplir años

Qué pesado se hace cumplir años. Mi abono ya no es naranja, sino rojo. El color de la pasión dirán algunos. Mentira podrida. El color del peligro y del prohibido. Peligro, menos sexo, peligro, arrugas, peligro, celulitis, peligro, más responsabilidades, peligro un largo etcétera. Prohibido, piyarse cogorzas a tal edad, prohibido, ser infantil, prohibido, ser irresponsablie, prohibido, preguntar la edad de los demás, prohibido, quejarte. Pero lo peor no es el color, es lo que cuesta, como si de un día para otro una se hubiese hecho rica.

Cumplir años es terrible, al menos, para mí. Ahora la gente espera más de mi, que sea más responsable, "que ya tienes una edad", que ya no eres una adolescente, que tienes responsabilidades, que ya no puedo depender tanto de mamá, que ya no puedo pedir dinero para salir, que ya no puedo hacer cosas de niños, que ya no puedo hacer el payaso....

Pero bueno, ¿es que tengo que cambiar en un día? Es que como ayer tenía una edad y hoy otra, tengo que cambiar mi forma de ser o de actuar...

Pues lo siento mucho (por vosotros más que por mi) pero no pienso dar de sí ni un poquito. Seguiré emborrachándome los fines de semana pertinentes, seguiré siendo una fumadora empedernida, seguiré siendo infantil y seguiré eludiendo responsabilidades. Que os den.

¡Ah! Por cierto, mi abono es naranja hasta junio.... lo que me da para una buena juerga.... o un par de zapatos.
Se ha producido un error en este gadget.