domingo, 6 de marzo de 2011

Si anoche mientras paseabais por el centro creisteis ver una pingüina, una hawaina y una caperucita roja en monopatín acompañadas de un séquito de descerebrados, no fue cosa de lo que os metisteis.

Fue cosa nuestra, que nos dio por fastidiar a los coches y llamar la atención surfeando por el centro de Madrid.


Se ha producido un error en este gadget.