miércoles, 13 de enero de 2010

Los hombres de verdad.

El otro día, cenando en un mexicano, salió a conversación el tema cine y entre varias películas salió -cómo no por otra parte- Avatar.
No voy a hacer una crítica de la película –aunque podría- pero no es lo me interesa ahora. El caso es que a una persona de los allí presentes le pareció que era increíble que no necesitaran actores para hacer películas y ella veía que los estos no formaban parte del futuro del cine. No fue su opinión lo que me sorprendió, sino pensar que llegados a un punto, podría ser verdad.
Así que pensado deduje que, tarde o temprano la informática terminará sustituyendo a los actores y seguro que también a los cantantes, fotógrafos, pintores, músicos, bailarines y al gremio artístico completo. Y entonces la población famosa se reduciría al mínimo… ¡No sobreviviría ni Belén Esteban! Joder, prácticamente desaparecería el cotilleo. Porque digo yo, ¿a quién le importa –sin ánimo de ofender- lo que un informático creador de personajes hechos por ordenador, lleve puesto sobre una alfombra roja?
Pero el fin del cotilleo y alfombras rojas vacías de vestidos caros no serían las únicas consecuencias. Es difícil explicar este tema, sobre todo intentando evitar el lenguaje soez –Madre de Elmismoperomío por lo visto me lee-. Creo que las fotos de hombretones de película con el torso desnudo y brillante desaparecerían de Tuenti y Facebook… y si no, seguro que no se verían más los millones de etiquetas de mujeres que han ido colocándose en cada cuadradito abdominal del individuo en cuestión. Y esto ya sí que no es aceptable. Es que, ¿en la foto de quién nos vamos a etiquetar? En la de un bicho de dos metros de color azul?
Porque vale que Johnny Deep sea inalcanzable, vale que Orlando Bloom también, pero al menos una puede soñar… o como mínimo tiene oportunidad de encontrarse con el cantante de Pereza en una discoteca o en las fiestas del barrio –os juro que ocurrió de verdad- y de soñar un poquito.... Y despertarse como diría Soko “wet”. No podemos pasar las noches soñando con seres que no existen, ya es bastante deprimente tener que hacerlo con inalcanzables hombres de carne y hueso.
Así que, personalmente, no estoy dispuesta a fantasear con unos píxeles. Por favor, gente de verdad, que al menos sirva para un molde con el que jugar.

El peligroso juego Party&Co.

Jugando al Party&Co. Prima hace pregunta. Amigaaúnadolescente y Hermana responden.

Pregunta: "¿En qué país africano...?" -No recuerdo bien la pregunta, pero tenía algo que ver con España -A Amigaaúnadolescente le cambió la expresión por completo; con lo habladora que era ella estuvo callada durante unos segundos eternos y parecía que la cara iba a rompérsele en pedacitos y a caerse haciendo un ruido estremecedor, como si fuera un espejo. Se acercó a Primaquepregunta y susurrando le comentó algo. Primaquepegunta empezó a cambiar de color, de blanco a rojo pasando por morado y, tras un enorme esfuerzo, soltó una carcajada. Todos miramos y, Amigaaúnadelescente, con la risa a la defensiva que uno hace cuando intenta reírse de sí mismo por algo realmente vergonzoso, nos dejó a todos pasmados con su terrible pregunta: "¿Es que en África hay países?"


Aquél día le rompimos por completo todos los esquemas mentales que tenía. Eso sí que fue un aprendizaje significativo y no las chorradas que vemos a diario.....

Por cierto, la respuesta, era Etiopía. Nunca te acostarás sin haber aprendido algo nuevo....
Hoy he salido triunfante en mi habitual guerra con las naranjas/mandarinas. Simpre que intento comerme una se me quedan las uñas amarillentas y rellenas de piel de naranja, muy desagradable. Sin embargo hoy he conseguido comerme una sin tener que pelarla. Le ofrecí a ÉlMismoperomío la mitad, eso sí, juro que no era consciente de lo que pasaría después.

Él sonreía mientras yo luchaba contra la indeseable piel de naranja y la verdad es que no es precisaente agradable que se rían de una cuando está sufriendo por sus uñas. No había quitado ni una décima parte de piel cuando le planté la fruta en la mano y le suelto tan pampante la siguiente excusa:"Es no quiero que se me quede el olor de la naranja en las manos, no combina con mi Loewe."

Y ha pelado la naranja....
Se ha producido un error en este gadget.