martes, 24 de mayo de 2011

Grandes descubrimientos.

Hoy voy a hacer una de las mayores aportaciones a la enseñanza. Los profesores de todo el planeta me estarán agrecidos de por vida: Ya sé cómo hacerles callar (a los niños, digo)

Sólo hay que pedir voluntarios...

...y ale, silencio sepulcral.
Se ha producido un error en este gadget.