domingo, 6 de junio de 2010

A punto de estrellarme.

No, no ha sido con el coche. Es más, aún no ha pasado pero va a ocurrir ya mismo. Mi órbita alrededor de mi escritorio se va haciendo cada vez más pequeña, está perdiendo la inmensidad que me había preocupado de crear como diosa anti-estudio que soy a lo largo de todo el curso. Pero parece que mi cuerpo se resiste a pasar unas pésimas vacaciones enjaulado en una habitación haciendo lo que debería haber hecho durante ocho meses (¡He tenido que contar con los dedos los meses!). Cada vez estoy más cerca de convertir mi cerebro en un pobre meteorito espachurrado contra una montaña de apuntes. El pobre…

No, no estudio astronomía. Aunque lo parezca… lo que pasa es que todavía estoy en las nubes y me veo más cerca de la luna que de aprobar un examen.

Cualquier cosa me vale con tal de no estudiar. Me parece más interesante estudiar mi propia órbita que los tipos de entrenamiento.


Con esto quiero decir que tengo intención de abandonar temporalmente el blog. Tomar un descanso por exámenes (qué poco sentido tiene esto). Aunque sólo lo intentaré. Porque yo funciono bien bajo presión así que lo más probable es que las cosas más sorprendentes y dignas de mención me ocurran en esta época. Vamos que se supone que cierro pero que abriré de forma clandestina de vez en cuando, seguro.

A los que me leéis y también tenéis exámenes… suerte para los que no sepáis.






Se ha producido un error en este gadget.