martes, 16 de febrero de 2010

Rabia.

Hoy mi nivel de rabia se ha disparado a tal punto que hasta he llorado. Insisto, de rabia, que no de pena.

Pero me ha dado aún más rabia cuando para descargar, le he dado una patada al sofá y en vez de desahogarme lo único que he conseguido ha sido casi romperme un pie - normal, estaba descalza-.

Suspender no es bueno ni para la mente, ni para el ánimo y menos aún, para la salud física.
Se ha producido un error en este gadget.