martes, 25 de enero de 2011

Calzonazos anónimos.

Como mujer que soy me he dado ya varios paseos de rebajas eso sí, voy sola. Sigo el ritmo de mi música mirando aquí y allá, sin nadie que me diga si algo es demasiado hortera o me queda mal. Así compro lo que me gusta y punto.

Me llamó la atención un fenómeno muy curioso: hombres esperando en la puerta de las tiendas. Aburridos, o aburridísimos, esperando a que sus respectivas hiciesen las compras pertinentes a unas rebajas.

El rango de edad iba de entre los 16 a los 40 años. Ni un solo hombre de tercera edad… Parece que con el tiempo las excusas para no acompañar a su pareja de compras van siendo cada vez más efectivas… o eso o ir de compras con sus mujeres los mató.

Lo más curioso fue cuando me paré al lado de un grupito que se había formado. Me puse a escuchar y aquello era como un grupo de apoyo, algo así como “Novios anónimos que acompañan a sus novias de compras”. No se conocían entre ellos. Hablaban de lo hartos que estaban de tener que acompañarlas de compras, de lo terrible que era hacer cola, de que no entendían porqué no iban como ellos, a tiro hecho, de las leonas que había dentro de las tiendas, la histeria, la decepción en los probadores…

Me hizo muchísima gracia aquella situación y me sentí orgullosa de no ser de ese tipo de novia.

Cuando entré en la tienda me fijé en que los pobrecillos de la puerta eran en realidad unos afortunados… al menos ellos no tenían que hacer ni de perchero ni de estilista. Suena a topicazo pero dentro había cantidad de mujeres extasiadas con los precios seguidas de hombres cargados hasta arriba caminando como zombis. También había una pila de ellos a la salida de los probadores, supongo que cargando con las prendas de más que ellas no podían pasar al probador….

Alguna vez Élmismoperomío ha venido conmigo. Y a mí me da cargo de conciencia. Creo que ir de compras con tu pareja es un grave error. Sobre todo si a uno de los dos no le gusta. Para mí, comprar es como una terapia; me desahoga, me tranquiliza, me sienta bien. Para él es una tarde sin siesta, un día perdido, un día que no descansa.
En fin, chicos si queréis libraros de ir compras con las chicas tenéis tres opciones: 1. Buscaros a una que no os necesite (por la cantidad de tíos que he visto en las tiendas poco probable). 2. Buscaros a una que no le guste (Aún menos probable) y 3. Viciaros al WOW.

Por cierto aprovecho para informaros de que escribo como colaboradora en un blog:
Una pregunta...con muchas respuestas. Un blog que obviamente como su nombre indica trata de dar distintas respuestas o puntos de vista a preguntas o temas que se nos van planteando. 

Es como el despacho de un psicólogo. Tu vas, te sientas en el diván y unos cuantos chalaos te contamos lo que a nosotros nos parece (sin  ánimo de ofender a los psicólogos, ¿eh?) 

Os animo a pasar por allí y espero de todo corazón que os pueda servir de algo (o que al menos os haga pasar un ratejo ameno). 

¡Nos leemos! 

miércoles, 19 de enero de 2011

Dos años en la blogosfera.

Ésta es mi entrada número 100. Y hoy me he dado cuenta de que en Diciembre cumplí dos años como bloguera.

Cumplir años en sí, no tiene la menor significación, salvo que a uno le entusiasme el que la tierra de vueltas. Así que ni estoy dando saltitos estúpidos, ni voy a preparar una cupcake de color rosa con la que hacerme fotos con una nikon, ni voy a sortear nada. No, no pienso hacer eso. A cambio espero no recibir comentarios cursis ;)

No obstante lo he meditado mucho. Y creo que un “cumpleblog” es un buen motivo para beberme un par de cervezas con la persona que me animó a empezar esto. A vosotros que me leéis no puedo invitaros a una ronda (aunque lo haría encantada) así que no me queda más que daros las gracias.

Dos años y cien entradas han dado para muchísimas cosas: 4289 visitas, 326 comentarios -unos muy buenos y otros no tanto… como aquél que me escribieron en mis inicios: “cuanto más te leo, menos me gustaría que fueses mi novia”-, 66 seguidores, premios, resacas, felicitaciones, quedadas…

No pensé que podría durar tanto. Soy esa clase de persona que por desgracia se cansa en seguida de las cosas. Pero esta vez parece que está siendo diferente.

Gracias a todos los que pasáis por aquí.

sábado, 15 de enero de 2011

Mensajes en Navidad.

Aunque con un poco bastante retraso, feliz año a todos los que me leéis.

No hice ninguna entrada en Navidad, así que algo tendré que contaros, ¿no?

No sé si alguna vez os he hablado de mi relación con mi móvil. No penséis que me refiero a su capacidad de vibrar, por favor… ¡qué mal pensados sois!

Veréis yo tengo un móvil de tarjeta. Llevo tantos con el mismo, que está a nombre de algún familiar porque cuando me lo dieron yo aún era menor de edad.

Nunca recargo el móvil. Bueno, cuando cierta compañía telefónica me manda sms avisando de que me cortarán la línea le echo cinco eurillos, de los cuales me quitan 2’5 por el adelanto de saldo que pedí la última vez. Porque puedo vivir sin saldo pero cuando tienes y se te agota es una putada. Luego con las semanas una se hace a no llamar; sube mucho la moral que siempre te llamen los demás (¡Já!)

No es que sea una rácana, sino que me molesta que cierta compañía se forre y me fastidie a diario. Jamás contraté una tarifa y eso que, con tal de convencerme de que me pase a contrato (gaste más dinero) o recargue de vez en cuando (gaste más dinero) me acribillan con ofertas.

Normalmente en Navidad recargo el móvil; no lo hago por gusto sino por educación. Hace años me curraba muchísimo lo de los mensajes. Me iba a internet, buscaba ideas, me curraba los mensajes, vaya. La mayoría de la gente no contestaba. Y los que lo hacían me reenviaban uno que había escrito yo y que le había mandado a otra persona. O sea, que entre mis amigos y familiares se enviaban mis mensajes unos a otros y me contestaban con los mismos. Cabrones.

Así que dejé de enviar sms. Una Navidad no hubo sms. A la siguiente alguien los echó en falta y empezó a torturarnos con unos sms terribles así que nadie contestó. Ese año volví a recargar el móvil. Alguien tiene que contestar a los mensajes de felicitación de Nochebuena, Nochevieja, Reyes y los estúpidos mensajes del día de los inocentes (maldito día) de ese pobre personaje.

Pero una se cansa de recibir mensajes empalagosos a los que no sabes qué contestar. Así que esta última Navidad, no recargué el móvil.

Y mira tú que sí que hubo mensajes a punta pala. Unos muy buenos, otros muy malos. Aquí os dejo unos cuantos.

Os invito a que dejéis lo mejor y lo peor que os mandado esta Navidad, para reírnos un rato y combatir mejor la vuelta a la normalidad.
“Este año no esperes regalos. Estoy de copas con los Reyes Magos y la cosa se nos ha ido de las manos ¡¡Feliz Navidad!!” Éste es de mi madre….

“Te deseo para el 2011 un buen mago que con una buena varita y muchos polvos mágicos te haga la vida muy feliz ¡Feliz ano!”

“Detenido alcalde de Belén por recalificar el portal. Los Reyes Magos están implicados. El niño nacerá en un chalet. Papá Noel se presenta como fiscal. ¡Feliz 2011!”

“El portal embargao, José parao, María haciendo la calle, el niño de botellón y los reyes en comisaría sin papeles. Feliz 2012 porque el 2011 ya no lo arregla ni Dios”.

“Brindo por ti. Brindo por la amistad. Brindo pod el amod. Blindo pod mí, grindo por to Dios. ¿Tú guien edes?¡Hic! Gelices navodides. ¡Glub! ¡Otdo badantainz!”

“Que tus problemas duren lo mismo que tus propósitos de año nuevo”.

"Feliz Navidad y prospero año, 2011, 2012, 2013, si sigue así la crisis, este será mi ultimo SMS de navidad, guarda este mensaje para los años siguientes."

“Espero ser la primera en felicitarte el año: feliz 2057”

“Con la crisis hay que ahorrar así que te deseo feliz navidad, feliz año, cumpleaños y santo. Si te pones mala, que te mejores. ¡Buena estación de penitencia! Nos vemos en tu caseta. Que tengas un buen rocío. Que cojas buen color en la playita. Y por si acaso, ¡felíz 2012!”

“Feliz semana santa de parte de la asociación de Alzheimer y un feliz 1984. No me acuerdo de tu nombre pero creo que me caes bien. Un beso”

“Feliz año. Espero que tengas trabajo”.

“Al nacer, Dios me dio a elegir entre estar buenísima o tener buena memoria así que ¡FELICES FALLAS!”

"Datos DGT preocupantes,afirman que el 23% de accidentes de tráfico son provocados por consumo de alcohol. Eso significa que el otro 77% de los accidentes son causados por los hijos de puta que beben agua, zumos, refrescos y otras mariconadas.¡Ojo con los abstemios! ¡FELIZ 2011!"

"Felis Año Nuevo, que tengas un 2011 lleno de bas y brosberidad. (Berdona bero es que tengo alergia a la Z y a la P)"

Como veis no hay buenas expectativas con respecto al 2011… ¡Muchos me han felicitado directamente el 2012! Parece que tienen ganas de que el mundo se acabe, joder….

Animaos a rebuscar en la bandeja de entrada…

¡Felíz 2011!
Se ha producido un error en este gadget.