lunes, 5 de abril de 2010

Un nuevo amor.....

En cuanto las ví me enamoré de ellas. Preciosas, favorecedoras, justo lo que andaba buscando.


En realidad la primera en verlas fue mi madre, la versión española de Carrie, un poco más mayor y morena. La tía arrampló con tres pares: uno para ella, uno para la hija de una amiga suya -también fashionista oye, tengo que dedicarles un post- y otro para mí. ¿No es genial tener una madre así?
¿No son preciosas?
Se ha producido un error en este gadget.