jueves, 28 de abril de 2011

¡Sí-le, No-le...!

Hace unos fines de semana estuve en una boda. Tuve que desplazarme con mi sueldo estudiantil hasta otra ciudad y alojarme en un hotel de cuatro estrellas (no había otra cosa, lo juro).

Para llegar hasta allí, fuimos en el coche de ciertas personas.Nadie sabía exactamente (ni de lejos) cómo llegar hasta tal lugar así que nos dejamos guiar con un GPS. ¡En qué hora!

El GPS. No era la primera vez que viajábamos con Ese GPS y no era la primera vez que nos fallaba. Yo lo dije pero como era la más joven e inexperta nadie me hizo caso, porque a los jóvenes inexpertos no hay que hacerles caso por muy inteligentes que sean...

Total que ponemos Avenida de No-sé-qué (no me acuerdo del nombre, mi sabia mente ha conseguido borrar ciertos recuerdos desagradables de ese fin de semana, aunque no los peores, me temo) y llegamos a un polígono industrial, lleno de eso que hay en un polígono industrial y nosotros en un Mercedes. Perfecto.

La Doña empieza a ponerse nerviosa. Yo que sé, le molesta estar en un lugar así, casi hasta le sale sarpullido sólo de pensar que va a dormir en un sitio como ese. Pero el hotel no está así que deducimos que no estábamos en la Avenida de No-sé-qué correcta.

Vamos al GPS y vemos que hay tres Avenidas de No-sé-qué y nadie se acuerda de cuál habíamos puesto antes. Intentamos seguir al GPS mega moderno que viene del futuro donde se pueden atraversar las paredes y saltar a un precipicio sin matarse. Y, obviamente, como no podemos hacer ninguna de estas cosas, no podemos hacerle caso.

- "Recalculando ruta...gire a la derecha"
- ¿A la derecha? ¡Pero si ahí no hay una calle!
- Gire, a la derecha.
- ¡¡¡¡Que ya coño, que no puedo!!!!

Doña, muy cabreada dice: Ya sabemos que el GPS en esta ciudad, no funciona (ni en niguna, no te jode...)
- Ains por favor, sácanos de aquí, vamos al centro y preguntamos.
- Ya bueno, voy a poner en el GPS el centro porque no sé dónde está.
- PUES POR AHÍIIIIIII EVIDENTEMENTE.

Bueno, sí que había que tirar al centro pero la evidencia de AHÍIIIIII para el resto de los que estábamos en el coche no era tan evidente.

- Ahíiiiii mierda de GPS!
- ¡A la hoguera todos los GPS!

Imagináos en un coche presenciando problemas matrimoniales de otros a grito pelao', amenazas de ir andando incluídas. Muy violento todo, aunque en cuanto llegué al hotel tuve que reírme.

Y así, esta calle sí-le, esta calle no-le después de dos horas de tensión conseguimos llegar al hotel...

¿Cómo es posible que en una sola ciudad pequeña, haya tres Avenidas de No-sé-qué???
Se ha producido un error en este gadget.