jueves, 3 de febrero de 2011

Entusiasmada por las vueltas que da la tierra...

Hay que reconocer que cumplir años es una buena excusa para emborracharse. La pena de ser un año más vieja (en realidad es un día más, tampoco debería ser tan dramático), la alegría de haber vivido un año más, la excusa para salir de marcha (en realidad soy estudiante así que siempre hay motivos para celebrar) y la putada de cunplir años en febrero.

Desde que "nos hicimos mayores" es hazaña homérica poder celebrar mi cumpleaños. Si no están de exámenes, trabajan. Antes molaba más, ibas con un trozo de cartón con un dibujo estúpido, ponías fecha y lugar y a veces hasta te sobraba gente. Ahora una hace tuenti-eventos, facebu-eventos, telefon-eventos, mail-eventos y aún así, parece que no todos se enteran. Claro, con tanto evento estúpido en cadena, la gente termina por automatizar el "no asistiré" y al final ni lo leen. 

Como regalos he recibido unas botas de agua monísimas, un vestido monísimo y una indirecta. Se trata del regalo de mi mami, que me ha obsequiado con una caja llena de productos maravillosos para la cara. Yo encantada, porque como estudiante que soy no me gasto el dinero en esas cosas (alguna cae, pero más barata...) pero conociendo a mi madre y teniendo en cuenta algunos comentarios que he recibido últimamente, creo que se trata de una indirecta bastante directa, diría yo.

Bueno, tengo peor cara de lo normal, es verdad...¡pero es que estoy de exámenes! Tengo unas ojeras de la leche; entre las que ya me venían naturales y las de no descansar bien, parece que acabo de resucitar... ¡¡pero ya tengo roll y corrector para eso!! Ya sé que parece que me han sacado de una foto en blanco y negro... pero para mi piel gris ¡ya tengo maquillaje! Ya sé que tengo los labios agrietados (de hecho, cada vez que intento sonreír me doy cuenta de ello) pero ¡ya tengo reparador de labios! Así que más felíz que una perdíz cominéndose una lombríz... no dormiré bien, pero seré la que mejor aspecto tenga en el examen.

Por cierto el rímel ya ha sido capricho, porque otra cosa no, pero tengo unas pestañas envidiables ¡Já!

Pasaré el finde medio celebrando cumpleaños... como hay tanta gente con la que hacerlo, tendré que ocupar dos fines de semana... mañana del sábado con mi long y algunos compis de cuestas, sábado noche, en un concurso de tortillas -obviamente como catadora, no sé ni freír un huevo, y no exagero- y el finde que viene a lo bestia con las chicas...que por cierto, miedo me dan. A veces me da la sensación de que en lugar de un cumpleaños estamos celebrando una despedida de soltera. La última vez tuvimos incluso un molde sobre nuestras cabezas... os dejo la imagen. 


Un abrazo y gracias por las felicitaciones, que sé que alguna caerá ;)  (Espero....) 



Se ha producido un error en este gadget.