miércoles, 13 de enero de 2010

Los hombres de verdad.

El otro día, cenando en un mexicano, salió a conversación el tema cine y entre varias películas salió -cómo no por otra parte- Avatar.
No voy a hacer una crítica de la película –aunque podría- pero no es lo me interesa ahora. El caso es que a una persona de los allí presentes le pareció que era increíble que no necesitaran actores para hacer películas y ella veía que los estos no formaban parte del futuro del cine. No fue su opinión lo que me sorprendió, sino pensar que llegados a un punto, podría ser verdad.
Así que pensado deduje que, tarde o temprano la informática terminará sustituyendo a los actores y seguro que también a los cantantes, fotógrafos, pintores, músicos, bailarines y al gremio artístico completo. Y entonces la población famosa se reduciría al mínimo… ¡No sobreviviría ni Belén Esteban! Joder, prácticamente desaparecería el cotilleo. Porque digo yo, ¿a quién le importa –sin ánimo de ofender- lo que un informático creador de personajes hechos por ordenador, lleve puesto sobre una alfombra roja?
Pero el fin del cotilleo y alfombras rojas vacías de vestidos caros no serían las únicas consecuencias. Es difícil explicar este tema, sobre todo intentando evitar el lenguaje soez –Madre de Elmismoperomío por lo visto me lee-. Creo que las fotos de hombretones de película con el torso desnudo y brillante desaparecerían de Tuenti y Facebook… y si no, seguro que no se verían más los millones de etiquetas de mujeres que han ido colocándose en cada cuadradito abdominal del individuo en cuestión. Y esto ya sí que no es aceptable. Es que, ¿en la foto de quién nos vamos a etiquetar? En la de un bicho de dos metros de color azul?
Porque vale que Johnny Deep sea inalcanzable, vale que Orlando Bloom también, pero al menos una puede soñar… o como mínimo tiene oportunidad de encontrarse con el cantante de Pereza en una discoteca o en las fiestas del barrio –os juro que ocurrió de verdad- y de soñar un poquito.... Y despertarse como diría Soko “wet”. No podemos pasar las noches soñando con seres que no existen, ya es bastante deprimente tener que hacerlo con inalcanzables hombres de carne y hueso.
Así que, personalmente, no estoy dispuesta a fantasear con unos píxeles. Por favor, gente de verdad, que al menos sirva para un molde con el que jugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.