viernes, 15 de enero de 2010

Romance VS Confianza.

Cuando empezamos una relación nosotras intentamos estar perfectas y agradar en lo posile, ¿no? Al menos yo lo hacía así. Siempre peinadas, maquilladas, bien vestidas, depiladas.... Y por supuesto hay ciertas cosas que no se dicen ni se cuentan y temas de los que no se hablan.

Al cabo del tiempo, la relación va evolucionando hasta el punto en que los cepillos de dientes se dejan en casa de él, luego un pijama, luego los tampax, etc. Es la mejor etapa de la relación, os entendéis a la perfección, ella es una señorita y él un perfecto galán.

Pero al final toda esta perfección lleva a la situación en la que tenéis tanta confianza que dejas que te vea en chándal y sin peinar, el tiempo entre depilación y depilación se alarga, la ropa interior reservada para días de menstruación pasa a ser casi la diaria y habláis de verrugas y aires. Los restaurantes se cambian por bares de mala muerte o Burguer Kings y lo que antes era una "FSIESTA" deja de serlo para ser una SIESTA.

¿En qué momento la confianza llega a tal punto que supera la intimidad y la vergüenza? Creo que, lo que dicen de que el amor eterno dura tres meses, no se debe a una mera cuestión química, sino a la maldita confianza que mata de un solo golpe -el momento en que le cuentas que tienes diarrea o te quedas a dormir en su casa y llevas unas bragas de abuela- al romance.

No obstante, está muy bien que, con un sólo parpadeo él sepa que lo que necesito es una manta....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.