martes, 6 de abril de 2010

El acompañante.

Esta Semana Santa me he ido a Granada donde vive más de la mitad de mi familia sino casi toda. Tengo primos de mi edad y una hermana un par de años mayor que yo así que evidentemente todo pinta divertido.

Cómo no tiene que haber una reunión familiar, donde se juntan todos los individuos pertenecientes a la familia. Una barbacoa, perfecto. El viernes santo. A la mierda la barbacoa. Lo que iba a ser un festín de carne termina siendo una mesa llena de verde y pan -mucho pan- que quita el hambre. Yo encantada porque tengo que meterme en unos Levis una talla menos así que de momento no me quejo.

El problema llegó a la hora de repartirse los sitios. Por lo general Élmismoperomío nos sentamos con mis primas y hermana junto con sus respectivos. Esta vez él no vino así que a mi madre se le ocurrió la fantástica idea: "Bueno, como esta vez has venido sin pareja, pues te sientas con los solteros".

Es decir mi hermana pequeña -7años- mi prima pequeña -9 años- y el perro.

Menos mal que la verdura se come rápido y los comensales parecían tener prisa por levantarse y pasar rápido al pacharán.....

1 comentario:

  1. Y el perro, jajajaja!
    Ay, yo soy la pequeña de la familia (sin contar a mis sobrinas jaja) así que siempre he estado relegada a esa mesa... eeeeeeeeen fin! :P

    Muchas gracias por tu comentario! Creo que ha sido el primero que me dejas, no? No me suena haber venido por aquí antes, me gustan mucho tus mensajes. :)

    Veo que sabes italiano, ya me tienes medio ganada jaja! ;)

    Por cierto, para lo de la lista del Nomada, mándame tu nombre y apellidos (si quieres los de las dos personas que te van a acompañar, a ver si puedo ponerlos también!). Vale?

    Un beso,
    Iris.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.